Nos asalta esta duda, una prueba deportiva sin medalla o con medalla ¿es lo mismo? Estamos acostumbrados a las competiciones deportivas en las que al finalizar la prueba te entregan multitud de detalles y obsequios. Pero cuando de repente te das cuenta de que no hay medalla, parece que te falta algo ¿no?

Seguramente esto sea como todo al final uno se acostumbra a casi todo. Cierto es que acostumbrarse a lo bueno es más fácil, y mejor… Así que os lo reconozco nosotros no nos acostumbramos a las pruebas deportivas sin medalla. Debemos ser muy picajosos con este asunto pero no poder colgarse la medalla al terminar nos deja mal sabor de boca…

Y nosotros somos mucho de ese dicho de “lo que no quieras para ti…” Dicho y hecho, aquí tenemos nuestras medallas porque queremos que al salir triunfantes de nuestra prueba la colguéis en vuestro cuello. De momento reposan en un tronco. En plena naturaleza, nadie osa ponérsela primero hay que ganársela.

La medalla